N O T I C I A S:

Hace tres siglos celebran fiesta de las Cruces del Señor de San Cristóbal

23 jul. 2019

Cientos de fieles católicos conservan desde hace dos siglos la fe y devoción con las veneradas cruces del Señor de San Cristóbal “El Anciano” y “El Joven”. Para mantener la tradición religiosa, el Ministerio de Cultura, ofreció un reconocimiento público con medalla y diploma a más de 30 pobladores antiguos del centro poblado de Llicua, que conservan la ancestral costumbre.

HISTORIA. Cuentan que las cruces son del árbol de la chamana y fueron encontradas en el cerro San Cristóbal, no se sabe con exactitud cómo aparecieron o quién las hizo y cuántos años tiene, pero lo que cuentan las personas más antiguas de Llicua, señalan que tienen más de tres siglos.

Las Cruces, siempre estuvieren en la capillita del cerro San Cristóbal -lugar de fe y oración- donde cada 23 de julio pobladores y devotos suben hasta ahí para venerarlas y luego las hacen bajar en hombros hacia la capilla de Llicua, para celebrar ahí las fiestas patronales de las sagradas cruces.

FESTIVIDAD. Es la fiesta religiosa tradicional, popular y antiquísima del pueblo de Llicua y por ende de la ciudad de Huánuco, heredada por ancestros, tiene como antigua tradición la famosa subida al cerro San Cristóbal, acto que realizan cada año los devotos, hermanos, pobladores de Llicua, Huánuco, el Perú y del extranjero. 

En la noche del 23 de julio (luego de escuchar la santa misa y cambiar el sudario de la sagradas cruces), parten de la capilla de Llicua hacia la capillita de San Cristóbal, recorrido que tiene cinco descansos hasta llegar a la capillita del cerro San Cristóbal (en la madrugada del 24 de Julio), refiere el presidente de la hermandad, Ronald Garay Sánchez. “Luego de hacer todo ese trayecto, las sagradas cruces retornan al pueblo de Llicua, donde son recibidas al compás de la banda de músicos, mayordomos y devotos. 

En la tarde del 24 de julio, tiene lugar el cambio de sudarios antiguos por los nuevos que donan los mayordomos y también el cambio de flores, en el que el aroma de la azucena trasmite la belleza de Dios que nos salva”, afirma integrantes de la hermandad Ronald Garay Sánchez.

La hermandad de las Cruces del Señor de San Cristóbal de Llicua, fue creada mediante Decreto Episcopal N° 007-2014.

Datos:
- Son 5 descansos tradicionales tiene el Señor de San Cristóbal de Llicua
- El 1 descanso es en la zona de Pucapampa, Huarangal, Chachawaguey.
- Son 3 kilómetros y medio es el recorrido hasta la cima recorre la feligresía.
Las investigaciones fueron realizadas por el docente Ronald Garay y el historiador Marco Flores, investigaron acerca los lugares donde reposan las sagradas cruces en su peregrinar. (Diario Correo)
Share this Article on :
 

©.-Lic. Julinho Aguirre Soto Director General.