N O T I C I A S:

.

.

Aparicio Pomares, por Edumndo panay Lazo

10 agosto 2017

Aparicio Pomares es la denominación legendaria del soldado cacerista que combatió a las hordas chilenas en el cerro Jactay, el 8 de agosto de 1883, fue el que flameaba la bandera, recorriendo de un lado a otro del cerro. 

Existe la versión mítica y la histórica sobre este hecho de armas protagonizado por la masa indígena. 

Tomamos la información histórica del historiador José Varallanos quien manifiesta que al abandonar la ciudad de Huánuco las tropas de Del Canto, en busca de Cáceres, dejaron instaladas en la ciudad a las autoridades “pacifistas o iglesistas”, las que estaban amparadas por los chilenos. Ejerciendo las funciones de Prefecto Manuel Brañes, quien luego sería reemplazado por Manuel Miranda, nombrado por el Delegado de Iglesias.

Los patriotas se pronunciaron a favor de Cáceres y desconocieron a las autoridades impuestas, por lo que convocaron a los pueblos, así se movilizaron los pueblos indígenas de Chaulán, Pachas, Rondos, Chavinillo, Chupán y otros pueblos. 

Los chilenos, enterados de los avances patriotas, reforzaron sus posiciones, de esta manera el Coronel Arriagada dispuso la permanencia del batallón Buin, fuerte de 520 hombres, entre Ambo y Huánuco, mientras Brañes regresaba a Huánuco con tropas de las dos armas.

Al enterarse de estos hechos los indios de Panao se retiraron a El Valle y Rancho, mientras que por el contrario los indios caceristas, comandados entre otros por Francisco Loarte, avanzaron a Huánuco, en son de guerra, por los caminos d
e la altura que unen Chupán con Nauyan-Rondos. Acamparon en dicho lugar desde el 7 de agosto.

“En la mañana del 8 de agosto de 1883, los guerrilleros indios irrumpieron por la bajada del cerro Jactay, que cierra la ciudad por el lado oeste. Las tropas chilenas al mando del Teniente Salvo, salieron a combatirlos en tres columnas que siguieron la dirección de los jirones Tarapacá, Leoncio Prado y Chashapata. Los montoneros armados de escopetas, hondas y rejones, lanzas, piedras y garrotes, pelearon con arrojo e intrepidez, enfrentándose a los soldados de línea del ejército araucano. Loarte y demás jefes de grupos, dirigieron y animaron la lucha; y un mestizo –un cholo- a quien la tradición ha dado el nombre de Aparicio Pomares, fue el valiente y principal abanderado que paseaba, ufano, con el estandarte nacional en sus brazos, desafiando las balas enemigas, hasta caer herido” (José Varallanos. Historia de Huánuco. 2007.

El combate duró desde las nueve de la mañana hasta media tarde. Después de esta acción los chilenos se retiraron con destino a Ambo luego para Cerro de Pasco, mientras las fuerzas patriotas se retiraban a las alturas de Higueras. 

Existe la versión literaria de Luis López Albújar, quien en su libro Cuentos Andinos presenta la narración titulada El hombre de la bandera, para presentar a Aparicio Pomares.
.

Share this Article on :
 

©.-Lic. Julinho Aguirre Soto Director General.