El titular del Cuarto Despacho de la Fiscalía Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios de Huánuco, Iván Carrión Cabrera, dispuso el archivo de la denuncia por lavado de activos contra los periodistas Lincoln Diaz Marcellini y Beatriz Ávila Tello que supuestamente presentó el dirigente de la CGTP, Yonel Soto Guerrero, contra ellos.

En la Disposición Fiscal n.º 1 fechada el 19 de mayo, Carrión Cabrera dispone “no  ha lugar a dar inicio a las diligencias preliminares contra Lincoln Diaz, Beatriz Ávila, Josefina Luarte, Segundina Silvestre, Nila Norma y Estalista Silva por la presunta comisión del delito de lavado de activos en agravio del Estado…”

El fiscal sostiene que en la denuncia “no se aprecia” una narración detallada de hechos que permita conocer en qué consiste el delito de lavado activos que se atribuye a los denunciados.

Advierte que en la denuncia se indica que los periodistas sacaron supuestas “notificas falsas” contra Yonel Soto y Franklin Reátegui porque no pagaron 2 000 soles mensuales y que otros personajes también se negaron a pagar a estos periodistas y como consecuencia se emitieron informes que les han causado perjuicio.

Y entonces el fiscal pone en evidencia la contradicción en la acusación por lavado de activos: “Al no producirse la entrega del dinero, los denunciados no habrían obtenido ninguna ventaja económica y por tanto no se tiene activos de ilícita procedencia que sean pasibles de ser transformados mediante operaciones de lavado”, concluye el fiscal Carrión.
Con la decisión de Carrión suman dos los delitos archivados de los once imputados a los periodistas y exobreras ediles en el escrito ingresado al Ministerio Público a nombre de Yonel Soto.

El primero fue de enriquecimiento ilícito que el mismo fiscal de la Nación archivó liminarmente “al no tener [los 6 denunciados] la condición de servidores o funcionarios públicos”.

Sobre los otros 9 delitos: extorsión, chantaje, fraude procesal, avocamiento indebido a proceso judicial, Carrión ordenó derivar a la Fiscalía Provincial Penal Corporativa de turno para que proceda conforme a sus atribuciones.

Tanto Beatriz Ávila como Lincoln Diaz han rechazado tajantemente la denuncia en sus contras por dichos delitos y han sostenido que se trata de un vano intento de amedrentamiento a su trabajo contra la corrupción en diferentes estamentos.
“Es tan burda la denuncia que la misma Fiscalía las está archivando porque no resisten el mínimo análisis lógico”, apuntó Diaz. (Diario Página 3)