Los hijos de Moisés Leocadio Carrión Zevallos se han declarado en guerra por el control de la empresa que el extinto empresario automotriz fundó en Huánuco en la década de los 70. Una denuncia en el Ministerio Público por falsificación de documento confirma la disputa y revelan las acusaciones mutuas.

Moisés Augusto Carrión Slee confesó ante la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Huánuco que falsificó la firma de su padre Moisés Carrión Zevallos  para dirigir la sesión del Directorio en la que se decidió el incremento del capital de la empresa y la inclusión como socio de su cuñado Eder Eilein Calderón Soria, esposo de Luisa Guadalupe Carrión Slee, lo que a la postre le ha valido para que tome el control de la empresa.

Ocho de los nueve herederos de Moisés Carrión Zevallos, a excepción de Guadalupe, buscan recuperar el control de la empresa invalidando el incremento de capital y la inclusión como socio de Eder Calderón.

Con ese fin denunciaron en la Fiscalía por falsificación de documento privado a sus hermanos Moisés y Guadalupe y al esposo de ésta Eder Calderón.

Moisés Carrión Slee le dijo entonces al fiscal que falsificó la firma de su padre a pedido de su hermana Guadalupe  —que era la gerente general de la empresa— y de su cuñado “con la ilusión de que se solucionen los problemas de la empresa”; y que fue ella quien se encargó de estampar en el documento la huella digital de su padre que estaba postrado en cama y bajo los cuidados de enfermeras contratadas.

Moisés y sus otros hermanos, a excepción de Guadalupe, han confirmado que su padre padecía de alzheimer y esclerosis cerebral. Un certificado médico del 12 de febrero del 2014 firmado por el conocido médico Virgilio López Calderón (tío del esposo de Guadalupe Carrión) así lo certifica y fue usado en la investigación penal que se inició contra Carrión Automotriz por comprar a un tercero un terreno de propiedad de la Gran Unidad Escolar Leoncio Prado.

Y para mayores señas, la rúbrica que aparece a nombre de Moisés Leocadio Carrión Zevallos en el “Poder Específico” a Moisés Augusto Carrión Slee para que actúe en su nombre y representación en la Junta General Extraordinaria de Accionistas que se celebrará el 11 de abril del 2014 “a fin de aprobar el aumento de capital de la empresa Carrión Automotriz SA…” es bastante diferente a la que aparece en su ficha de inscripción en el Reniec.

Guadalupe ha negado ante el fiscal la versión de su hermano y en cambio ha dicho que en esa sesión directorio estuvieron todos sus hermanos, que aunque no participaron porque no son accionistas, sí estuvieron de acuerdo con la incorporación de su esposo como accionista aportando el inmueble donde hoy funciona  la empresa (Kilómetro 2.4 de la carretera Central Huánuco-Tingo María) valorizado en 5 150 558.00 soles.

Eder le ha dicho al fiscal que se hizo socio de la empresa porque sus “cuñados de la familia Carrión necesitaban una propiedad que garantizara la deuda de millones de dólares que debían a los bancos, a la Sunat, proveedores y particulares”.

Hasta entonces los esposos Eder y Guadalupe le alquilaban el local a la empresa mediante un contrato que data del  2012 y vencía indefectiblemente en febrero del próximo año.
Hasta las 10 de la mañana del 11 de abril del 2014 que comenzó la sesión del Directorio, Moisés Carrión Zevallos era el accionista mayoritario de Carrión Automotriz con el 75.80 % de las acciones. Sus nietos, Juan Carlos y Carla Palmira Calderón Carrión eran los otros dos accionistas con 14.48 %.

Al final de la sesión, Eder Calderón fue incorporado y se convirtió en el accionista mayoritario con el 72,82 % de las acciones, sus dos hijos tenían el 6,578 % y el fundador se quedaba con el 20.602 de las acciones.

Un mes después (13 de mayo del 2014) se “realiza” una nueva junta extraordinaria de accionistas y se acepta la renuncia de Guadalupe al cargo de director gerente y se designa en su reemplazo a su hijo Juan Carlos Calderón Carrión.

Sin embargo Moisés y sus hermanos han desconocido esa asamblea y a su sobrino como gerente y han pedido al fiscal que le solicite la entrega del libro de actas en original de la empresa para acreditar su inasistencia.

El libro de actas —según le ha dicho Juan Carlos Calderón Carrión al fiscal— se perdió el año pasado, que su tío Moisés lo había sustraído.

Y en la sesión de Directorio convocada inicialmente para el 16 y luego para el 20 de junio, según la agenda, se iba a informar de la pérdida de los libros de actas de la empresa, además la remoción del fallecido Moisés Carrión Zevallos de la presidencia del Directorio, la aprobación de los estados financieros de los años 2015 y 2016 y las cuentas por cobrar a accionistas de la empresa por préstamos personales.

Los hermanos Carrión Slee, a excepción de Guadalupe, que forman la sucesión del patriarca, adelantaron que no asistirían a ésta y a otra que se convoque mientras está en investigación la denuncia por falsificación de documento.
La Fiscalía formalizó investigación preparatoria y el juez de Amarilis dispuso comparecencia simple para los investigados Moisés y Gudalupe Carrión Slee y Ede Calderón Soria.
Nótese la diferencia de las rúbricas. Moisés Carrión Slee dice haber falsificado la firma (izquierda) de su padre que aparece en el documento de Reniec. (Diario Página 3)   http://pagina3.pe/falsearon-firma-para-aumentar-capital-de-carrion-automotriz/