N O T I C I A S:

.

.

Miles de huanuqueños vivieron con fe y devoción la pasión de Cristo

16 abril 2017

La religiosidad y la creencia en Semana Santa es percibida en cada feligrés que camina detrás de un Cristo agarrando su cruz, o en cada lágrima que derrama aquel visitante al ver como los cristos huanuqueños reciben azotes con correas y son golpeados con una dura realidad, todo en presencia y en el dolor de más de 60 mil personas que lo vieron en Churubamba, Tingo María, Huacar, Huamalíes y Huánuco.

Escenificaciones. Las diversas personas que llegaron hasta el distrito de Churubamba más conocido como ‘Churusalén’, que está a solo 20 minutos de la ciudad de Huánuco, tuvieron que presenciar una de las escenificaciones más reales que existen en el centro del país.

Toño Robles músico de profesión y chofer del SAMU, reencarna en su cuerpo el dolor y el sufrimiento que tuvo hace más de 2 mil años atrás el hijo de Dios. La representación inicia con todos los pobladores y los más de 150 artistas en la plaza de Churubamba en la que realizan la Última Cena y donde Judas le da el famoso ‘beso’, posterior a ello es la captura y recorren las calles hasta llegar al coliseo.

El coliseo de ‘Churusalen’, es recinto de una de las escenas más fuertes que tiene la Pasión de Cristo. Toño Robles (Jesucristo), prueba la fe que lleva dentro y recibe de la mano de un romano varios azotes, golpes que no son simplemente meras actuaciones sino reales como el sol que brillaba aquella mañana. El romano comenzó a azotarlo y cada vez lo hizo más fuerte, ‘Jesucristo’ grita de dolor. La población al principio piensa que todo está calculado o ensayado pero al ver que la espalda comienza a enrojecer y el sonido del golpe es tan fuerte , gritan y comienza a silbar, le tiran cosas al romano diciéndole “déjenlo ”, “ suéltenlo ”, algunos niños lloran al ver la imagen. El coliseo vuelve a ser Romano, mientras otros disfrutan del azote y otros solo ven como Jesucristo (Toño), es sacado en rastros, guardan silencio ante la próxima escena.

Toño con la cruz en manos que pesa más de 70 kilos inicia el difícil recorrido de casi 4 kilómetros hacia el cerro de Churubamba.

El caminar de Jesucristo (Toño) es acompañado muy de cerca de el regidor de Huánuco Roy González, que ahora es el sucesor de Caifas y ve como el hijo de Dios padece con la cruz. Toño relata que lo hace con devoción . “Esto lo hago por el maestro Jesús” , manifiesta Toño Robles, mientras es crucificado en pleno cerro.

Tingo María. Sin lugar a dudas la fe mueve montañas pero la fe de los que interpretan el papel de Jesucristo es más porque no solo exponen su vidas al ser azotados sino cargan consigo el dolor de muchos feligreses que asisten es así que actores y trabajadores de la comuna distrital de Tingo María realizaron una escenificación de la Vida, Pasión y Muerte de Jesús en la que por primera vez los azotes tiene verdad en ellas. El joven Cristo solo tiene la apariencia de 25 años pero el dolor que sufre en cada azote hace que cargue todos los años del mundo y con el los pecados.

Con una legión llena de seguidores el joven Cristo tingalés es crucificado en plena plaza y en presencia de todos. Todo fue tan real que hasta el sol de ese día se ocultó unos segundos causando más realismo a la escena del Viernes Santo.

Turismo: Uno de los lugares más recorridos por estas fechas es Tingo María y en la cual también fue realizada la escenificación.

60 mil personas asistieron a las diferentes escenificaciones de los cristos de Huánuco.

Los cristos de Huacar y Huamalíes

Los distritos de Humalies y Llata también realizaron su escenificación y a pesar de los dificultoso del lugar miles de devotos asistentes llegaron a las hermosas ciudades que no solo disfrutaron de una actuación en vivo sino de la fe que tenía cada habitante del lugar. Huamalíes como Huacar crucificaron a su Cristo a más de 3 mil metros sobre el nivel del mar. (Diario Correo)
Share this Article on :
 

©.-Lic. Julinho Aguirre Soto Director General.