N O T I C I A S:

.

.

Gumersindo Atencia: "La música nos transporta a un mundo celestial"

04 marzo 2017

En son de risa, Gumersindo Atencia Ramírez (83), dice que ya olvidó su primer nombre, Francisco, “es por la costumbre”, cuenta y suelta una carcajada.
El célebre compositor, tiene una memoria envidiable. Con más de 70 años de carrera a demostrado ser uno de los pocos músicos dignos de estar en el parnaso de los compositores de Huánuco.
Atencia no sólo escribió las letras de los himnos de 14 distritos de diferentes departamentos del país, compuso una versión del Cóndor Pasa y más de 50 canciones, entre huaynos, mulisas, cashuas, boleros, vals y samba peruana.
“Tuve la suerte de escribir los himnos de las municipalidades de Junín, Huancayo, Tambo, Chanchamayo, Huariaca, el Rímac, la Universidad Nacional del Centro; ahora último compuse los himnos de los colegios Julio Armando Ruiz Vásquez, José Carlos Mariátegui y otros colegios del Perú”, comenta Gumersindo, quien también compuso el himno del distrito de Amarilis, pero por no crear problemas, se limita a decir que no dio su nombre a tiempo para que lo registren como uno de los compositores.
Cuenta que su padre le heredó el gusto por la música. -Él era músico de la “Filarmónica de Huánuco”, me enseñó a tocar la guitarra. Desde entonces no pare. Tuve otros trabajos, pero lo mío es el arte-, sostiene.
En los años ‘50 integró el centro literario musical Enrique L. Vega, donde se congregaban los escritores, poetas y músicos de la época. “Frecuentábamos con Andrés Fernández Garrido, Nicola Vizcaya, Augusto Gayoso. Me fui a Lima, volví en los ´70 y seguimos reuniéndonos. Impulsábamos el arte”.
Se define como un hombre bohemio que escribe canciones jocosas, picaras, nostálgicas, con mensaje social y de protesta.
-La música transporta a las personas a un mundo celestial. El arte es lo más excelso que tenemos los humanos-, menciona emocionado Atencia.
Las energías aún lo acompañan por lo que viene elaborando un bosquejo del libro que piensa escribir sobre su carrera musical y las miles de anécdotas que vivió.
A la par trabaja en la grabación de un nuevo disco que contará con nuevos temas y sus canciones más conocidas.
“El arte necesita más apoyo”, concluye.
Profesor de música
Gumersindo fue director y profesor de educación musical en el instituto de música Daniel Alomía Robles por 29 años. Curso estudios por cuatro años en el Conservatorio Nacional de Música y estudio contabilidad en la San Marcos. Fue uno de los gestores del traslado de los restos de Daniel Alomía Robles a Huánuco y de la construcción de la cripta del compositor del Cóndor Pasa. (Diario Correo)
Share this Article on :
 

©.-Lic. Julinho Aguirre Soto Director General.