N O T I C I A S:

.

.

Encarcelan a falsos cirujanos que habrían inyectado aceite de avión a cosmetóloga

27 junio 2016

Prisión preventiva por 9 meses dictó anoche el juez de Investigación Preparatoria de Huánu­co, Alexis Palma Fuen­tes, para Carola Pinedo Vásquez, su esposo Fredy Vilchez Machuca y su hi­ja Flora Tatiana Olivera Pinedo, acusados de ha­ber inyectado aceite de avión a una cosmetóloga, en el año 2012.

A casi 4 años de la cirugía estética que la primera y sus cómplices le practicaron, Dora I. C. (36) decidió denunciarlos porque hace poco des­cubrió que lo que en rea­lidad le inyectaron era biopolimeros, más cono­cido como aceite de avión o silicona líquida, lo que había afectado seriamen­te su salud.

La fiscal encargada de la investigación que el viernes intervino, junto con efectivos de la Di­visión de Investigación Criminal, el actual local de los denunciados, ubi­cado en el jirón Libertad 668, detalló en la audien­cia cómo es que la acusa­da habría engañado a la víctima haciéndole creer que era profesional, por­que incluso vestía ropa de médico, cuando la operaba.

Relató que los hechos ocurrieron en el año 2012 cuando la agraviada que radica en Lima llegó a Huánuco de paseo. Fue al pasar por la cuadra 6 del jirón General Prado que vio un letrero gigante en el frontis del local “Body Light Center” donde se ofrecía -entre otros servi­cios- la de liposucción.

Ingresó al local y se entrevistó con Carola Pinedo Vásquez quien le explicó que le extraería la grasa del abdomen y se lo colocaría a los glúteos, y que la dejaría “regia y bo­nita”, por lo que cobraría 5 mil soles.

Cinco días después, la joven volvió a Huánuco y sin comentar a nadie se sometió a la cirugía.

Pero la satisfacción no le duró mucho tiempo, al año siguiente empezó a sentir que le quemaba los glúteos y a sentir dolores intensos, tanto de las nal­gas como las piernas.

Ante ello dijo haberse comunicado con Carola, quien la hizo venir y la sometió a otra cirugía, pero fue para extraerle lo que le habían inyectado. Al finalizar, como si fuera médico, le recetó la medi­cina que debía ingerir.

La agraviada narró que fueron 5 las veces que la sometieron a la operación, prueba de dello tiene múltiples cor­tes en la nalga, siendo la última vez en diciembre del 2015 le dijo que ya no sufriría porque le había sacado toda la grasa.

Pero, en abril del pre­sente año, la víctima dijo que volvió a sentirse mal por lo que sus familiares la llevaron al hospital La Solidaridad donde luego de los exámenes, el mé­dico que la atendión le indicó que los cuerpos extraños que dijo haber detectado eran aceite de avión, versión que fue confirmada por un se­gundo médico que le in­dicó que volviera al mé­dico que la había hecho la cirugía.

Dijo que ante ello re­cién contó a su hermana enfermera con quien de­ciden viajar a Huánuco y denunciar a los responsa­bles.

Fue el 23 de junio que formuló denuncia y las autoridades montaron un operativo, luego que la denunciada la citara a su nuevo local.

La agraviada ingresó al local para nuevamen­te extraerle el aceite que quedaba.
Le había colocado la anestesia, dibujado las partes por donde debía hacer los cortes e incluso ya había empe­zado la cirugía cuando las autoridades ingresaron al 4to piso del local.

Detuvieron a Carola, así como a su esposo e hi­ja, que serían sus ayudan­tes. La misma agraviada ha dicho que todas las veces que ha ido dichas personas se encontraban ahí, que incluso se comu­nicaba con la segunda pa­ra las cirugías.

Además, las autorida­des han incautado todos los equipos del local clan­destino.
Carola ha reconocido haber operado a Dora, pero ha dicho que lo hizo sola.

La fiscal ha acusado a la mujer de los delitos de estafa, ejercicio ilegal de la profesión y lesiones leves, por lo que podría ser condenada a más de 13 años de cárcel, mien­tras que su hija y esposo a más de 6 años. La fiscal ha advertido que el delito podrían pasar a lesiones graves, pues el médico ha pedido se realicen otros exámenes. (Página 3)
Share this Article on :
 

©.-Lic. Julinho Aguirre Soto Director General.